Taller medioambiental infantil en pradoluengo

Este verano de nuevo, hemos realizado seis talleres medioambientales destinados al público infantil en el parque de Pradoluengo, organizado por el Ayuntamiento de Cercedilla.
 durante los martes de julio y agosto y como en ediciones anteriores ha sido todo un éxito, y en todos hemos tenido lleno absoluto. 
 Los talleres, de una hora, de duración, han versado sobre distintos temas relacionados con la flora y la fauna de nuestra sierra. 

Comenzamos con un taller llamado “Mala fama” en el que hablamos sobre ciertos animales que tradicionalmente tienen mala reputación pero que sin embargo cumplen funciones fundamentales en el ecosistema como es el caso de los buitres, los murciélagos, los lobos, o los ofidios. Después de la proyección y la charla, realizamos una divertida actividad manual en la que creamos un murciélago a partir de algunos materiales reciclados.

El siguiente taller versó sobre los musgos y líquenes en el cual, después de algunas explicaciones sobre estos seres y un cuento, a través de un juego nos dedicamos a buscar y “despertar” con agua a musgos y líquenes. Fue una actividad que tuvo mucho éxito con una buena implicación por parte de los participantes. Para finalizar jugamos a un dominó de muros y líquenes.


El martes consecutivo tocaba identificar y diferenciar las siluetas de rapaces comunes en nuestro entorno. En concreto se trataba del buitre leonado, águila calzada y milano real. Pudimos comprobar las diferencias entre ellas a través de un audiovisual. Después pintamos a tamaño real las siluetas de las rapaces con el fin de apreciar la envergadura de estas aves.


  El taller de la semana siguiente hicimos un divertido Taller de Huellas y Rastros, en la que tras una breve proyección y una charla acerca de algunas de las especies y sus rastros, que podemos encontrar en Cercedilla, realizamos un taller de huellas con arcilla, en la que los participantes pudieron llevarse a casa moldes de huellas de corzo, jabalí, zorro, ardilla, lobo…

Numerosos animales de nuestros montes son nocturnos y tímidos, por lo que son difíciles de observar; pero podemos observar su presencia cuando dejan sus huellas marcadas en el barro o en el polvo de los caminos, cortezas, piñas comidas por ardillas, defecaciones de zorro etc.
Conocer cada una de estas huellas y diferenciarlas de las de otras especies nos adentró, por medio del Taller de Rastros y Huellas, en el conocimiento de la fauna que puebla nuestro entorno más cercano. 

A este taller le siguió el posterior martes con un taller de apicultura en el que aprendimos interesantes coas sobre las abejas. Contamos con la colaboración de un   experto apicultor y biólogo del Parque Nacional que nos explicó de manera excelente los secretos de este arte. También pudimos observar y tocar los aperos que se usan en la apicultura, así como diferenciar en vivo distintos tipos de abejas como zánganos y obreras. Para finalizar realizamos una manualidad sobre estos seres con materiales reciclados.


Como colofón terminamos el último martes con el taller ¡Nosotros también estamos aquí!: La herpetofauna, reptiles y anfibios. En este taller, profundizamos sobre la importancia que estos seres vivos tienen en el ecosistema. 
Los anfibios y reptiles son los grupos de vertebrados más amenazados del mundo. A pesar de que en la Sierra de Guadarrama presenta una gran variedad de especies, algunas de ellas endémicas, el conocimiento que sus habitantes tienen de estos grupos animales es escaso, teniendo en cuenta su relevancia. 
Mediante un soporte audiovisual mostramos nociones básicas sobre sus hábitats y aprendimos a diferenciarlos tanto por su forma como por su color y costumbres. Por allí pasaron la lagartija serrana y la roquera,  la culebra de escalera y la bastarda, la víbora hocicuda, el sapo partero y la rana patilarga, además de tritones y salamandras. Para finalizar hicimos unos divertidos móviles que coloreamos con los distintos diseños que habíamos observado en la proyección.

En general, la experiencia de los talleres ha sido muy gratificante y productiva. Fuimos testigos de cómo los asistentes aprehendieron los conocimientos impartidos y se divirtieron, tal y como reflejaban sus caras. La asistencia fue mucho mayor que el año pasado, lo que indica la buena acogida de esta iniciativa. Esperamos que para futuras ocasiones podamos repetir esta colaboración con el Ayuntamiento de Cercedilla.


Suscribir